El uso del paraguas. Cómo utilizarlo. Solo y acompañado

Consejo ofrecido porAlbareda

Los días de lluvia, traen consigo una nube de paraguas por la calle, la incomodidad de tener que sostener un elemento más, aparte de nuestra cartera, nuestras bolsas con las compras, etc.

Vamos a ver como utilizarlo en determinadas situaciones que se nos presentan.

  1. Cuando vamos por la calle con el paraguas abierto, tendremos que levantarlo para no chocar con otros paraguas, cuando veamos a una señora o señorita, a personas mayores, y en general a personas de menor tamaño que nosotros. Por el contrario, si la persona que viene en frente es más alta, nosotros lo bajaremos para que ella lo levante.
  2. Si llevamos el paraguas cerrado, tenga punta o no, siempre se lleva hacia abajo, nunca como si fuera un lancero o un caballero de las justas medievales.
  3. Cuando vayamos "tapando" a otra persona, hay que calcular bien, para que ambos queden bien cubiertos por el paraguas. Debemos tener cuidado de proteger a la otra persona, no de que reciba toda la lluvia del paraguas en su cabeza o en sus prendas de vestir.
  4. Si no hay suficientes paraguas para todos, lo normal es cederlos a las damas y a los caballeros de mayor edad.
  5. Si entramos en un establecimiento, debemos plegar el paraguas, y si queremos sacudirlo, siempre a la puerta (nunca en el interior del establecimiento) y con cuidado de no salpicar a nadie. Y una vez plegado buscar el paragüero correspondiente.
  6. En los transportes públicos, debemos tratar de sacudir bien el paraguas antes de subir, pues al ir, generalmente, bastante apretados, se puede mojar a otras personas.
  7. Si está lloviendo, saldrá primero el caballero, y abrirá el paraguas para que la mujer no se moje cuando salga (lo de tirar la chaqueta en los charcos para que pase la señora lo vamos dejar para las películas).
  8. Si tiene algún invitado, y al marchar lluevo, ofrézcale un paraguas para resguardarse de la lluvia.
  9. Si por el contrario es usted, a quien le han prestado el paraguas, no se olvide de devolverlo, con un pequeño detalle por el favor que le han hecho.
  10. El paraguas, no es un juego, sobre todos los que cuentan con un pico o terminación en pico. No se puede jugar con él ni dejar que los niños jueguen se pueden hacer daño o hacer daño a otras personas.
  11. Aunque usted no sea supersticioso, procure no abrir un paraguas dentro de casa, al menos en la casa donde está invitado, pues puede que a los anfitriones no les guste demasiado.
  12. Para andar por la calle recuerde las normas básicas: se camina por la derecha, siempre pegado a la pared; se cede la derecha a las personas mayores, coches de niños, sillas de ruedas, etc.

 

Colaboradores

 
© Todos los derechos reservados Asociación Unimoda